Google+ Mi título contenido de la página
buscar
Ver siguiente >>
<< Ver anterior

 

 Desde que empecé a trabajar como videógrafo y fotógrafo de boda me he percatado de que la relación con las parejas siempre suele ir mas allá de la experiencia fotógrafo / cliente.


Normalmente se crea una relación de amistad que perdura incluso después de la boda. Creo que esta relación de afecto se debe a que los fotógrafos de boda somos los únicos proveedores que acompañamos a los novios antes, durante y después de la boda, y esto hace que la relación y el trato sea algo mas especial.

 

Hoy en nuestro blog de fotografía y vídeo de boda, quiero dedicar un post a Carlos y Priscila. Ellos Son de Villanova i La Geltrú (Barcelona), y pese a la distancia que nos separa, decidieron que nosotros seríamos los encargados de contar su historia.

 

Priscila y su ya marido en la playa de Vila Nova i La Geltrú


Sí algo me apasiona de mi trabajo,  es conocer nuevos lugares y personas. Cuando sales de lo cotidiano y viajas, florece la creatividad al descubrir nuevas localizaciones, todo lo nuevo se convierte encuadres, luces, colores y nuevas sensaciones.

 

Fotografía de boda en las rocas de la playa de Vilanova il La Geltrú

 

  

Villanova i la Geltrú es una ciudad que se encuentra a unos 40 km de Barcelona y que ha recibido decenas de comparaciones elogiosas gracias a su apertura social y cultural, sus inagotables  parajes de características excepcionales y su incombustible creatividad.


Vila Nova es una ciudad hecha para el disfrute: playas, gastronomía y riqueza arquitectónica como la casa Can Pahissa o el museo del ferrocarril.


Novios sentados en la playa.


Fue toda una delicia descubrir este enclave, gracias a Carlos y Priscila.



 

Como nos conocieron.

 

 

Carlos y Priscila conocieron nuestros vídeos de boda gracias a un pequeño resumen que encontraron en nuestro canal de youtube.

 

Desde el minuto uno en el que empezamos a conocer su historia, intuimos que eran personas especiales, con una historia diferente a otras que hemos conocido.




La playa puede ser un lugar maravilloso para realizar tu fotografía de boda 

El día antes del enlace matrimonial llegamos a Villanova i la Geltrú de madrugada. Nos encanta empezar a trabajar muy temprano y visitar diferentes localizaciones, conocer a las gentes del lugar y visitar el restaurante dónde se va a oficiar la ceremonia. Grabar y fotografiar todos estos recursos enriquecen muchísimo la experiencia final.




Casa del Novio.

 

Carlos nos recibió con una sincera sonrisa y enseguida conectamos. Queremos agradecer enormemente su sencillez, paciencia y el trato que recibimos en todo momento ya que desde el primer minuto nos sentimos uno mas de la casa.



 

Un gesto muy especial.

 

Mientras estábamos con el novio sin perder detalle de los preparativos, el padre de Carlos nos sorprendió entregando un mensaje en forma de pergamino con un precioso texto escrito por Priscila.

 

Siempre recomendamos a todas las parejas que el día de la boda tanto el novio como la novia se sorprendan con algún detalle y en este caso Priscila estuvo muy acertada al regalar un torrente de emociones a su pareja horas antes de su matrimonio.

 

 

Pareja de novios en la playa despues de su boda

 

 

 

 

 

Casa de la novia.

 

Llovía muchísimo de camino a casa de la novia, pero al final la lluvia remitió y Priscila nos recibió, guapísima, tranquila, feliz junto a sus dos niñas pequeñas. Mientras, el padre de Priscila secaba el coche nupcial, un precioso Pontiac granate  que ronroneaba en el garaje. Luego llegó Axel, hermano de la novia, que nos dedicó momentos que nunca olvidaré junto a su padre. De verdad que con estos chicos me partí de risa. (Si Estás leyendo esto querida Priscila, sabes muy bien de que hablo ¿verdad?) jejeje.


Coche de la boda de Priscila y Carlos. 

 

 

 

 

La Boda.

 

La boda se desarrolló dentro de un marco de festividad y alegría. Después de la iglesia, decidimos hacer algunas fotografías de boda en la playa. La serenidad, de Priscila y la simpatía de Carlos hicieron que el resultado final mereciera la pena.

 

El convite se celebró en el Restaurante la Cucanya, un lugar que ofrece unas magnificas vistas a la playa y al puerto de Vilanova i la Geltrú.

 

Una vez mas quisimos apurar hasta el ultimo instante, tirando de familiares y amigos hacia el video call. Me fascina enormemente este aspecto en el vídeo de la boda, ya que los novios son ajenos a todo lo que se dice, y cuando ven el resultado del photo call editado todo son risas y emociones.


fotografíando a Priscila en la plata


 

Resultado finál.

 

Nos gusta entregar los trabajos en mano, pero esta vez la distancia hizo que nos perdiéramos la expresiones de los novios al entregarles el reportaje de boda al que tantas horas y cariño le dedicadamos.

 

Nos ha gustado mucho esta experiencia. Gracias Priscila & Carlos por el empeño y la confianza depositada en nuestro estudio fotográfico, pese a la distancia. Estamos muy orgullosos de haberos conocido.


Os dejamos con el el vídeo clip de esta genial pareja.


                        



Un fuerte abrazo.


 

Carlos Zamorano.

 


 

Google+


 
 
 
Últimas entradas
Categorías